¿Más de lo mismo o cómo está la cosa?

eleccionesYa pasaron las elecciones del 20 de diciembre en España, y han dejado un panorama muy similar a lo que sucede en otros muchos país, es decir, una confluencia de diferentes visiones de la política, un reflejo de una diversidad social e ideología. No entraré en las discusiones sobre cambio, corrupción, etc, ya que es un aspectos ya sobradamente comentado. Pero sí hay algunas cosas que me resultan curiosas.

Por ejemplo, según los datos electorales el censo de votantes es de 36.510.952, aunque es cierto que no todos han votado, cosa triste por cierto. Pero si sigo mirando datos de forma simple, veo que el Partido Popular ha obtenido 7.215.752, es decir, que cuenta con el apoyo explícito del 19,8% de los ciudadanos con derecho a voto, incluyendo a todo el censo electoral. Vamos que ni el 20 % del total. Y sin embargo dicen ser la lista más votada, como formación única así es, como modelo ideológico no. Ya que si hacemos más sumas y sumamos el porcentaje de voto del PP y de Ciudadanos nos da un 29,35% y si sumamos PSOE y Podemos nos da un 29,36%. Eso sin contar el resto de porcentajes de otras fuerzas con representación parlamentaria. Por tanto, como modelo ideológico pues ahí le andamos, siempre y cuando solo barajemos los datos de cuatro fuerzas políticas. Realmente si seguimos sumando porcentajes de voto (Todos los datos aquí) vemos como la tendencia hacia un cambio de ideología tiende hacia un modelo más progresista o de izquierdas, o federalista o republicano o como narices ustedes prefieran nombrarlo.

Es obvio que el PP solo puede gobernar con el apoyo del PSOE, el resto de fuerzas con representación parlamentaria no parece que estén por la labor, los cuatro años del gobierno actual han sido nefastos en su concepción, pero sobre todo en su actitud. Y a pesar de todo lo que ha venido sucediendo en este país en las últimas décadas la gente parece seguir prefiriendo lo malo conocido que lo bueno por conocer. Y ojo, esto es importante. Todos sabemos que la corrupción ha campado por sus anchas, y parece seguir así. Y a pesar de todo, el PP, con su interminable retahíla de casos de corrupción a sus espaldas ha convencido de manera fehaciente a casi un 20% de los ciudadanos con derecho a voto. Pero es que el PSOE lo ha conseguido con algo más del 15%, pero incluso los catalanes de Convergencia se han llevado más de medio millón de votos, como el 1,54% del total del censo electoral. Es decir, que el 36,5% de los ciudadanos con derecho a voto siguen confiando en estas formaciones. Y eso que están todas duramente afectadas por casos de corrupción, lo del PP es increíble, pero lo del PSOE con sus ERE y sus chanchullos diversos (y no olvidemos su larga historia al respecto, con aquellos Filesa, Malesa, Time Export,..) tampoco es moco de pavo, y por supuesto Convergencia y su 3%, pues vamos que es para haber suspendido a todos esos partidos y ponerlos bajo vigilancia judicial mientras sus líderes y muchos de sus miembros son sometidos a un juicio con toda la dureza de la ley.

¿Pero cómo meter mano a quienes siguen convenciendo al 36,5% de los ciudadanos con derecho a voto? Difícil ecuación.

Y ahora viene lo bueno, para que exista un gobierno sin necesidad de que haya una segunda vuelta deben darse una serie de situaciones complejas. Para que gobierne el PP debe apoyarle el PSOE, sí o sí. El PP tras su arrogancia política y de ordeno y mando de los últimos años no se ha ganado ningún amigo. El PSOE debería convencer a todas las fuerzas de izquierda y nacionalistas para que por lo menos se abstengan y que alguna le apoye para poder tener la presidencia de gobierno. Pero cualquiera de los dos escenarios van a ser cuando menos curiosos.

Si el PSOE apoya al PP va a conseguir un efecto poco deseable, y es que sus votantes huyan como quien huye de la peste, y las opciones que les quedan no son muchas francamente, es más, darán la razón al discurso de Podemos. Y además sería una legislatura que con muchas probabilidades duraría poco.

Si por el contrario, el PSOE consigue los apoyos y se lleva la presidencia del Gobierno, será una legislatura de locos, el PP desde el senado bloquearía todo lo habido y por haber, y además el PSOE sería un mero títere de quienes le apoyan, eso sin contar que una moción de censura los ponía en la calle en 3,2,1.

Y claro el otro escenario es ir a unas nuevas elecciones, algo que me parece bastante difícil, ya que por ejemplo, el voto de Izquierda Unida iría directo a Podemos (Algo obvio por otro lado), mucho del voto de Ciudadanos iba a cambiar de bando, votaron a Ciudadanos porque no querían al PP y a la primera de cambio se tiran en sus brazos apelando a no sé qué responsabilidad política. Eso sin contar que ahora en Podemos se han dado cuenta de la importancia del Senado, así que harían una campaña muy fuerte para sacar más senadores. Y no olvidemos que PSOE perdería más votos aún. La gente quiere que ya que vota, su voto sirva para algo, y dudo que el PP aumentas mucho más el número de votos. Y ojo, que de los casi 2 millones de españoles emigrados con derecho a voto, apenas unos pocos han podido votar, a una segunda vuelta seguro espabilan y votan muchos más, y es voto va a ser un duro castigo al establishment corrupto actual.

Por tanto, duro panorama nos espera, no creo que ni PP ni PSOE es la quieran jugar a una segunda vuelta, eso significaría que ambos perderán más aún. Y bajo ningún concepto pueden permitir que gente nueva acceda al poder, eso implica que les levanten la alfombras y les aireen más muertos aún.

Y aquí entra en juego un tercer factor, los que de verdad mandan ¿Qué tienen en la cabeza ahora? ¿Qué jugada les conviene más? Porque no nos olvidemos, tanto los movimientos de izquierda que se mueven en la órbita de Podemos como los de derechas que lo hacen en Ciudadanos tienen sus apoyos y jefes ¿Alguien cree a estas alturas que ese 40% de apoyo ciudadano a Podemos y Ciudadanos sale gratis? A saber que jugadas se andan armando fuera de nuestra geografía. Porque lo que suceda en España afecta a nuestro entorno socio-económico. Ya rescatamos los intereses económicos de la banca internacional, además firmamos cambios constitucionales para que a otros les vaya mejor, además comulgamos con rueda de molino en foros internacionales. España es una economía comodín, si mañana desapareciéramos del mapa como por arte de magia le pasaban nuestro “peso” a otro y listos. Sin embargo si hacemos desaparecer a Alemania o Francia, pues no podemos alemanizar España o afrancesar Italia (Por ejemplo). Esta es nuestra realidad, somos un país comodín en muchos aspectos y no nos dejaran hacer lo que realmente deseemos ¿o sí?

En resumen, que la probabilidad de que no acabe pasando nada del otro jueves es elevada, nos seguirán hablando de lo malos que son los catalanes (¡Qué listos han sido los vascos!, ahora nadie habla de ellos), los catalanes de lo malos que son los españoles. Entraremos en un debate absurdo de pactos imposibles y al final, pues que directamente la presidencia del Gobierno se la den a Merkel y así nos dejamos de tanta verborrea y acabamos antes.

Anuncios

Acerca de Daniel Comin

Trabajando para conseguir recuperar los derechos perdidos No siempre tengo razón, pero cuando la tengo, la tengo
Esta entrada fue publicada en Corrupción, Crisis, Opinión, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s